Elonoide, tu disco duro online
Menú
Nuestro Arte
Estadística

Total en línea: 1
Invitados: 1
Usuarios: 0

Online roulette | FX | swiss kasino | Slots Online | CONTADOR WEB
Inicio » 2010 » Agosto » 24 » Que divertido es escribir un libro!
5:35 PM
Que divertido es escribir un libro!
Pues eso, que he empezado a escribir un libro y me lo estoy pasando genial creando la historia y dibujando el mapa del mundo de Gaìpría. 

Aquí pondré la parte del libro para que lo leáis y haber si os gusta. Y os pido por favor que comentes y critiquéis lo que haga falta para que mejore mi arte.



Prefacio


Sofocos, sudores fríos, miedo,... no,... pánico, impotencia.

¿Lo has sentido alguna vez?, ¿Alguna vez lo has pensado?, yo no lo pienso, lo estoy viviendo. En los últimos minutos de tu vida piensas en todo lo que has hecho, todo lo que has sentido, toda la felicidad, todos los errores cometidos, todos los errores que quieres cometer... 

Aquí, delante de un abismo de mal y desesperación, solo. Muerte a mi alrededor, conocidos que ya no están, amigos que ya no se reirán conmigo.


El señor oscuro, cuyo poder es tan inmenso que podría acabar con el mundo con un solo dedo, ahora de acerca lentamente hacia mi.

Cada paso, cada horrible sonido de la grava rozando con sus botas de acero negro, tan negro como el agujero que hay en mi pecho, me comunica el llanto de la tierra, tierra que desaparece a su antojo y llora sin parar recitando canciones antiguas en la lengua de los Bronjäcks. Estas canciones me transportan a tiempos mejores, tiempos el los que Ramtrâpa, señor de la luz, gobernaba el mundo y la oscuridad se mantenía a raya bajo su total control, pero El señor oscuro se ha hecho muy poderoso, y Ramtrâpa demasiado viejo como para oponérsele.

Ahora mismo yo soy la única esperanza de Gaìpría, pero.., ¿que puedo hacer?, me han arrebatado el corazón, no me puedo mover, y casi ni puedo respirar a causa de toda la sangre que me inunda los pulmones. 

En estos momentos me pregunto que hago aquí, cómo he llegado a esto, quién soy...

Antes de esto tenía una familia, amigos, hasta una novia... je, es gracioso que a estas alturas, a la hora del juicio final, mi rostro esté más mojado por mis lágrimas que por la sangre que sale por mi boca y por las brechas de  mi cabeza. Unas lágrimas dulces que me hacen pensar en mi casa, en mi hogar, y en cómo todo comenzó...



Capítulo 1. El ocaso del viento


Serosus, "La increíble aldea del viento”, así llaman los extranjeros a mi hogar, aunque a mi no me entusiasma demasiado un sitio en el que siempre hace viento, pero al menos es el mejor lugar del mundo para hacer volar cometas. Miles de personas vienen cada año solo para  hacer que sus cometas surquen los cielos cual halcón acechando su presa.

Mi pequeña aldea se encuentra en la península de Enïm, rodeado por Asrayrakardden, también conocido cómo el Bosque del Viento, que nombre más original. Es una aldea pequeña pero acogedora en la que todos nos conocemos y apreciamos.

Por cierto, me llamo Asde y hoy cumplo dieciocho años. Estoy entusiasmado por saber como lo celebrarán mis queridos vecinos. Espero que sea mejor que el año pasado, aunque sea muy difícil, ya que la fiesta de mi decimoséptimo aniversario fue espectacular, globos y luces cubrían todo Serosus y las mejores bandas de los alrededores tocaban sus más exitosos temas musicales. Todo el mundo bailaba eufórico por las calles, plazas y callejones, todos excepto uno, uno de los extranjeros que habían venido por turismo hace tres días. Estaba sentado en un banco de madera en medio de la plaza mayor, estaba bebiendo Estreptos, la cerveza más fuerte de todo Harálatar: a cualquiera al que ese endemoniado brebaje de la posara en los labios enloquecería y comenzaría a dar saltos por doquier a causa de su alto contenido en lirio rojo concentrado. Pero este sujeto no se movía, es más, ni si quiera parecía respirar, solo estaba allí sentado con su copa mirándome sin parpadear, tenía una mirada penetrante y aterradora que parecía como si te arrancase el alma. Tenía cada ojo de un color, el derecho era de un ámbar tan intenso que contrarrestaba la luz que podría haber descubierto su rostro, el cual quedaba escondido en la penumbra producida por la capucha de tela que llevaba puesta. El otro ojo era del color de la sangre, igual de intenso que el derecho o más.


Su aspecto es algo que recuerdo vagamente puesto que Brizy me agarró del pelo y me obligó a bailar con ella. El extranjero portaba unas ropas que podrían confundirse si ninguna dificultad con los harapos de un vagabundo y su estatura era demasiado pequeña, nunca había visto nada igual, tenía la altura de un niño, pero su musculatura era mucho más grande que cualquiera que hubiese visto antes. A su lado, apoyado en la mesa, había algo envuelto en tela azul y atado con cordones de cobre. El paquete tenía su misma altura y parecía bastante pesado.


Después de bailar con Brizy ya no lo volví a ver, y me quedé desconcertado, y no se por qué.


Cuando Brizy me sacó a bailar me sentí el Ekari más afortunado del mundo. Brizy es,... mmm,... ¿cómo decirlo?,... es el paraíso personificado, su larga melena del color de las avellanas, sus ojos color mandarina y su olor me transportaban a un mundo de paz y tranquilidad. Cuando nos estábamos agarrando y dando vueltas la música dejó de sonar y todo se volvió oscuro  excepto el lugar exacto en donde nos encontrábamos. Mientras seguíamos danzando me acerqué más a ella y nos abrazamos mutuamente, las trifurcaciones de nuestras orejas encajaron a la perfección, y  entonces noté su aliento en mi cuello y un susurro que decía, te... Entonces oí un ruido y cuando abrí los ojos estaba en el suelo sangrando por el labio inferior. Ruji estaba agarrando a Brizy por el antebrazo y cuatro amigos de sus amigos estaban a mi alrededor. Y o me levanté, pero entonces uno de los matones golpeó mi cara con su empeine, causando así una leve hemoragia nasal. Mientras intentaba no perder la conciencia escuchaba los gritos de Brizy suplicando que me dejasen en paz, abrí los ojos, y vi lagrimas en el rostro de la chica. Mi ceño se frunció, y sin ningún esfuerzo mi cuerpo se incorporó como si una fuerza lo lanzase verticalmente, lancé mi puño que impactó contra la cara del sujeto que me había propiciado una patada y este fue propulsado dos o tres metros en el aire dando varias vueltas cuando llegó al suelo.

Visiones: 221 | Ha añadido: Asde44 | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Solamente los usuarios registrados pueden añadir los comentarios.
[ Registrarse | Entrada ]
Buca en Elonoide
Login
Amigos de Elonoide
El blog del freak



Razi en japón


AnimePaperToys
Copyright MyCorp © 2017